En la actualidad, existe una mirada cada vez más consciente de la importancia en la eficiencia energética, donde el consumo de energía de un edificio está definido por la relación entre su demanda y la eficiencia de los equipos y sistemas que están instalados en el edificio.

Una reducción en la demanda lleva aparejado un menor consumo de energía, esto se puede obtener actuando en diversos parámetros:

 Pérdidas o ganancias por transmisión: que vienen determinadas por la definición del propio diseño constructivo, y por los materiales utilizados (espesor y conductividad térmica).

 Ganancias por radiación (verano): a través de las zonas de cerramiento expuestas a la acción de la radiación solar.

 Pérdidas o ganancias por infiltración: determinadas por las características de hermeticidad de la envolvente arquitectónica de los edificios.

La posibilidad de realizar una disminución del consumo se hace adoptando medidas pasivas, interviniendo en la envolvente y en el proceso de diseño, a través de una actuación en:

 Aislamiento en fachadas y cubiertas que evitan fugas de calor durante el periodo de invierno, ahorrando en calefacción, o evitando entrada de calor en verano donde se disminuye el gasto energético en refrigeración.

 Elementos de la envolvente tales como puertas y ventanas, incluso con doble acristalamiento con disposición de cámara de aire en su interior.

 Utilización de protecciones solares de tipo persianas, toldos, voladizos, lamas horizontales y verticales, etc.

 Orientación óptima de huecos y fachadas.

CAMBIO DE BURLETE Y SELLADO. EISENHARDT TIENE CONTADOS 4800 ML  DE REPOSICION DE BURLETES

La corrección de estanqueidad en edificios asegura un menor consumo energético.

 

1/2

CORRECCION DE ESTANQUEIDAD

© 2017 hecho por estudio BTTG

EISENHARDT-- IMPERMEABIL.jpg